“Esta Ley es una mancha negra en la historia del proceso que comenzó el 25 de mayo del 2003”

Discurso insertado por el diputado nacional Facundo Moyano en la sesión 17° del 24 de octubre de 2012 donde se votó la nueva Ley de Riesgos del Trabajo, que al igual que la sancionada durante el menemismo perjudica a los trabajadores y cercena nuestros derechos.

La CGT unificada aprobó un proyecto de Ley en el cual estuvo trabajando durante varios años, con la participación del Ministerio de Trabajo e incluso de las cámaras empresarias. Ese proyecto duerme el sueño de los justos y no fue tenido en cuenta a la hora de establecer los ejes del proyecto que hoy estamos votando.

Los representantes de las cámaras empresarias hablan de la necesidad de seguir trabajando en la prevención de accidentes, el Ministro de Trabajo insistió en la misma comisión en que este debe ser el eje principal por el que pase un proyecto de Ley de riesgo de trabajo. Sin embargo hoy en este recinto no estamos legislando sobre ese tema, sino sobre la posibilidad de que los empresarios se eximan de la responsabilidad, intentando anular la doble vía, y poniendo sobre las aseguradoras la responsabilidad sobre las condiciones de seguridad en los ámbitos laborales. Este proyecto, que fue anunciado el día de la Industria porque no es otra cosa que una concesión absoluta hacia el sector empresario en perjuicio de los trabajadores, ignora todo ese trabajo que se llevó adelante durante años y con una CGT unificada, y del que tanto el Ejecutivo como las cámaras empresarias estaban al tanto.

Esta Ley que hoy estamos votando, nació con el único objetivo de cuidar los intereses de los empresarios, deslindando su responsabilidad respecto de los accidentes de trabajo y de la seguridad del trabajo. Por eso es que en el fondo tiene el mismo espíritu que la Ley 24.557 que se aprobó en el año 95 y no buscaba otra cosa que a partir de un negocio financiero como es el de las aseguradoras, evitar la responsabilidad de la parte empresaria sobre las condiciones de trabajo de las distintas actividades.

En los 90 decían, con la complicidad de los mismos sindicalistas que hoy también aplauden esta ley y que antes hablaban de modernización del Estado para justificar cientos de miles de despidos, que eso iba a generar más empleo porque daba mayor previsibilidad. Hoy son los mismos que aplauden esta Ley que a través del aumento de los montos y con el verso de la litigiosidad, intentan avasallar las garantías que le otorgan a los trabajadores mejores herramientas para que no se precarice su trabajo y que los empresarios se ocupen de las condiciones de seguridad. El problema de la litigiosidad no es el garantismo, sino la cantidad de accidentes que ocurren en los ámbitos laborales por la falta de regulaciones estatales.

No es con el Estado protegiendo los intereses de los empresarios, que es la parte más poderosa en los conflictos entre el capital y el trabajo, que se va a bajar la litigiosidad; sino justamente con una mayor presencia del Estado del lado del más débil, en donde a partir de generar condiciones más justas se logrará bajar la cantidad de accidentes de trabajo.

Claramente esta es una Ley que va a favor de las corporaciones empresarias y es tal el bochorno que únicamente salen a defenderla los voceros de las empresas. Y es coherente que la defienda De Mendiguren, lo que no es coherente, es que lo hagamos nosotros. No se ataca la falta de condiciones de seguridad, sino que solo se le pone un precio más elevado a las indemnizaciones, pero no con un sentido de justicia, sino buscando justamente desalentar a que los trabajadores concurran a los tribunales, violando en forma flagrante el principio de igualdad ante la Ley e incluso llevando estas situaciones a tribunales civiles, y sacándolo de los tribunales naturales, que deberían ser los laborales.

Acá es donde queda muy claro que el objetivo es avasallar un derecho adquirido de los trabajadores, porque la forma en que esta Ley busca bajar la litigiosidad es haciendo más grande la limosna. No es con un sentido de justicia, sino aumentando las indemnizaciones y acelerando los tiempos en que ésta se cobra para desalentarlos a ir a los tribunales en búsqueda de justicia. Por eso se quita del fuero laboral y se lleva al civil para que el trabajador no pueda optar. La pregunta es sencilla: ¿Si el monto de las indemnizaciones es tan elevado y tan justo como dicen los voceros de las cámaras empresarias, entonces por qué tienen miedo de que los trabajadores acudan a los tribunales laborales, en busca de mayores garantías?

Es porque está muy claro que este proyecto de Ley en lugar de ir a la Comisión de Trabajo, fue enviado a una conjunta en donde tenían garantizados los números necesarios; manoseando en el camino a todos los que integramos esa Comisión; que dicho sea de paso, este es el proyecto más importante que en este año saldrá de esta Cámara respecto del ámbito del Trabajo. Sabían que perdían en la Comisión de Trabajo, por eso hicieron la conjunta, manoseando al Presidente de la Comisión. Ahí es donde sinceramente no se comprende qué actores están acompañando este proyecto. Que De Mendiguren y todos los grupos empresarios defiendan este engendro, inconsulto con los trabajadores, es coherente, como que la vote el PRO y que la aplaudan aquellos sindicalistas traidores que en los 90 fueron cómplices de la flexibilización laboral.

Esta Ley en el fondo le pone precio a la vida de los trabajadores, pero no para prevenir los accidentes, sino para “bajar la litigiosidad”. Por eso es necesario rescatar la coherencia de quienes ahora se encuentran en la calle y que aún en las derrotas lucharon por los derechos del trabajador. Afuera no van a encontrar a la CGT Balcarce y esta Ley es justamente la explicación del por qué el Gobierno se metió de lleno en la interna de la CGT para partirla y dejarla en manos de Cavalieri. Es por eso que no hay unidad en el Movimiento Obrero.

Y en esto quiero dejar en claro porque no me senté en mi banca junto a mi Bloque para darle quórum a esta Ley con la esperanza de que no sea promulgada. Todos saben cuál es mi procedencia y no hablo de mi procedencia sectorial, sino de que pertenezco al Movimiento Nacional Justicialista que tiene principios muy firmes a la hora de defender los derechos del trabajador.

El Peronismo no es un relato, el Peronismo es una realidad que se reafirma día a día a partir de la práctica en la defensa de los más débiles. Claro que con límites, con defectos, con aciertos, con errores, con victorias y con derrotas. La política no versa únicamente sobre las ideas, sino que intenta forzar la realidad para cambiarla. Quizás es ahí donde la formación gremial nos da una óptica más cruda acerca del poder. Cuando nosotros nos sentamos a negociar, tenemos muy en claro cuál es el objetivo de la otra parte cuando habla de productividad, rentabilidad, previsibilidad y de bajar la litigiosidad.

El peronismo es el que nos lleva a acompañar el proceso que se puso en marcha el 25 de mayo del 2003. No por un relato o por el discurso de apertura de Néstor, sino por una práctica política que hizo posible las negociaciones paritarias y que le devolvió a los sindicatos una herramienta para su empoderamiento que le había sido arrebatada. Es por concebir la posibilidad de un Estado presente que regula la economía y la pone en función social posicionándose desde el lugar del más débil, no porque elige en términos ideológicos, sino por un imperativo de justicia. Por la recuperación de Aerolíneas Argentinas, de la administración de los recursos de los trabajadores en manos de las AFJP, la discusión del Mínimo Vital y Móvil, la políticas de Derechos Humanos, la recuperación de YPF como medida de soberanía política. Por eso es que en su momento y apenas asumí en el cargo de Diputado Nacional es que no vote la Ley Antiterrorista porque no entendía cuál era el objeto de la misma, ni los intereses que se estaban intentando proteger.

Sinceramente entiendo que en lugar de votar esta Ley me gustaría que el proyecto por el que fui electo y por el que trabajé para que triunfe en las elecciones, en lugar de estar debatiendo esto, hubiese tratado la regularización de la tercerización laboral, que aún hoy continúa siendo reglamentada por la legislación de la dictadura y producto de ello, protege la precarización que muchos empresarios en forma irresponsable utilizan contra los trabajadores, en especial los más jóvenes.

Es en nombre de esa coherencia y del proceso abierto en el 2003 que hoy el Movimiento Obrero Organizado es parte de la discusión política acerca del tipo de país que queremos para los argentinos, a pesar de que algunos no les guste. Es en nombre de esa coherencia en que me permito no dar quórum, porque creo que la historia finalmente pondrá en perspectiva esta sesión extraordinaria que hoy estamos llevando adelante. Y acá nuevamente quiero recordar el rol de nuestra presidenta en el año 98 cuando se votó la Ley de Flexibilización laboral. En el 95 cuando se voto el sistema de ART, ella era legisladora provincial y estoy seguro que de estar en este recinto no hubiese votado esa Ley. Pero en el 98 cuando la Ley Erman González necesitaba del quórum necesario para ser sancionada y en la calle estaban los mismos camioneros que hoy junto a un conjunto de gremios están intentando evitar la promulgación de este engendro, los sindicalistas oficialistas que aplauden esta ley, iban a verla a nuestra presidenta para pedirle que baje al recinto.

Si uno ve quiénes fueron los que votaron esa y el resto de las leyes flexibilizadoras desde el 89 en adelante, es impresionante la capacidad de algunos para sobrevivir a los procesos políticos. Tanto en el oficialismo como en la oposición las continuidades son muchas. La respuesta de ella no fue dubitativa, sino que fue coherente con gran parte de las políticas que junto a Néstor llevó adelante desde el 25 de mayo del 2003.

Desde los principios del peronismo es que se permitió disentir con el bloque justicialista que llevaba al recinto una Ley entregadora con la complicidad de los que entregaron el patrimonio nacional. Es porque como dirigente gremial no podría de acá en más encabezar una asamblea después de haber votado esta Ley que es una mancha negra en la historia del proceso que comenzó el 25 de mayo del 2003 y sobre todo en nombre de la política y los intereses de los trabajadores, que tantos mártires tienen en sus filas.

Quiero terminar destacando una pequeña nota periodística que se publicó apenas anunciado este “engendro de la UIA”, como la llamó Horacio Verbitsky. Salvo muy pocas excepciones, nadie se animó a cuestionar seriamente esta Ley, hasta que el posicionamiento de la CGT fue cobrando protagonismo. No llama la atención que los medios de la denominada “Corpo” o La Nación no se refieran a esta barbaridad jurídica con precisión porque ellos no sólo representan los intereses de la corporación empresaria, sino que son parte de la misma. Pero en ese sentido es que quiero destacar la valentía de Mario Wainfield, que junto con Ana Vainman de Tiempo Argentino, fueron casi los únicos que se animaron a opinar con seriedad del tema poniéndose del lado de los trabajadores. Escribió Mario Wainfeld, a quien seguramente De Mendiguren llamaría parte de la industria del juicio por haber defendido los derechos de los trabajadores siendo abogado, en septiembre último: “Tal como se presenta, la ley es un paso atrás en la normativa laboral usualmente progresiva del kirchnerismo. La cuestión a abordar es el desamparo tendencial de los laburantes frente a los incumplimientos patronales que son el origen principal de los daños”.

Vale recordar que los derechos laborales son derechos humanos y que es una grave contradicción alegar que se defienden los derechos civiles y políticos pero se retrocede cuando se tratan derechos sociales; ya que los derechos humanos son indivisibles e interdependientes. Hoy la dignidad está afuera del Congreso, se encuentra en los establecimientos de trabajo, en los trabajadores que hacen día a día la Patria y de ninguna manera la dignidad se encuentra en la aprobación de este proyecto de ley que es un engendro de la UIA.

compartir/guardar esta nota

Comments are closed

Seguinos también en Twitter

Democratizar el sindicalismo

Asamblea de SUTPA para limitar los mandatos

Gran Torneo Mar del Plata 2016

Facundo Moyano con Mirtha Legrand

Facundo Moyano en América Noticias

Facundo Moyano en “La quinta pata de la noticia” por la TV pública

Facundo Moyano presentó un nuevo proyecto para modificar la 4ta categoría del Impuesto a las Ganancias

Video resumen Asamblea General Ordinaria

Facundo Moyano con Mauro Viale en A24

Facundo Moyano con Marcelo Bonelli en “A dos voces”

Facundo Moyano con Chiche Gelblung en Canal 26

Facundo Moyano en América Noticias

Discurso de Facundo Moyano en la #FiestaSUTPA 2015

Facundo Moyano con Dady Brieva en CN23

Cierre y entrega de certificados diplomatura UNSAM

Cierre y entrega de certificados de la Diplomatura en Gestión de Sistemas de Peajes en la UNSAM organizada conjuntamente por la Fundación Estrategia Argentina, el Instituto de Transporte de la Universidad de San Martín y nuestro sindicato.

Copa Nacional de Bowling Femenino 2015

Facundo Moyano: “Dejemos que la gente se exprese”

Entrevista a Facundo Moyano en CN23

Facundo Moyano en el Programa “A dos Voces”

Asamblea extraordinaria para la compra de la nueva Sede

“Conducir es persuadir” nuestro Secretario General Facundo Moyano sobre el rol de los dirigentes

9º Aniversario de la fundación del SUTPA

Spot de Democracia Sindical

Resumen de la asamblea con los trabajadores del sector jerárquicos

Facundo Moyano en C5N con Baby Etchecopar

Facundo Moyano en el programa “Buenos días América” con Antonio Laje

Discurso Facundo Moyano en el Luna Park-Relanzamiento CET

#ConcienciaVial spot de nuestro Sindicato para una conducción segura

SUTPA estuvo presente en la Expo Tigre 2014

Facundo Moyano en La Cornisa

Entrevista a Nuestro Secretario General en La Cornisa

Creación Seccional Santa Fe

Carlos Tevez junto a los trabajadores de peaje

Video Fiesta SUTPA 2013

Video Resumen del Torneo Nacional de los Trabajadores de Peaje

Nueva revista institucional del Sindicato de Peajes

El SUTPA adquirió el terreno para la sede central del sindicato

Asamblea de trabajadores en AU Oeste

Síntesis de la asamblea informativa de los trabajadores del peaje Ituzaingó de Autopistas del Oeste en la que participaron más 150 trabajadores junto a varios integrantes de la Comisión Directiva del SUTPA y nuestro Secretario General Facundo Moyano.

Llega la mutual SUTPA

No te quedes afuera!!!

Presentación Hotel SUTPA MDQ

Festejo 7º Aniversario de SUTPA – Final del Torneo de Vóley Femenino

Video Institucional 2012

Video institucional del Sindicato de Peajes donde se reseña la historia de nuestra organización gremial contada por trabajadores de la actividad, delegados y dirigentes. El video fue proyectado en la fiesta de fin de año de SUTPA.

Video Fiesta de Fin de Año – SUTPA 2012

Lo mejor que se llevó a cabo el 21 de diciembre del 2012 en el salón Darwin del Hipódromo de San Isidro. En la fiesta disfrutaron más de 3000 trabajadores de la actividad de peajes e invitados de otras organizaciones gremiales y agrupaciones políticas. Además de contar con la animación de "Gonzalito" de CQC, a esta hermosa noche le pusieron ritmo "Tambó-Tambó" y "Vilma Palma e Vampiros". Una vez más, como desde hace 6 años, festejamos la dignidad conquistada gracias a la lucha de los trabajadores y de nuestro Secretario General Facundo Moyano.

Homenaje a Felipe Vallese en el Luna Park

Discurso de nuestro Secretario General Facundo Moyano, el 23 de agosto de 2012 en el acto de la Juventud Sindical al cumplirse 50 años de la desaparición forzada del Compañero Felipe Vallese.

Discurso de Hugo Moyano en el Día del Camionero en Huracán

Parte 1 Parte 2

Facundo Moyano juró como Diputado Nacional por el FpV

Facundo Moyano 2 – Eduardo Feinmann 0