Uncategorized

Tres compañeros del Peaje Tres Arroyos ayudaron a salvar una vida

Hace pocos días leímos, en un reportaje realizado a nuestro Secretario General Sergio Sanchez, su respuesta a la pregunta del periodista sobre la versión de la “extinción de los peajes” que mencionan algunos funcionarios: “El funcionario que habla de la extinción no está pensando en el usuario. El funcionario lo que quiere es vender las rutas a una empresa que ponga la plata y no de servicios. Esta actividad no es nada más que el cobro del peaje. Es seguridad vial, es mantenimiento y un montón de categorías que hacen al servicio a los usuarios. Si el Estado quiere achicar la mano de obra y elevar las ganancias para los que vengan a poner la plata, eso se tiene que hacer cargo el funcionario. Nosotros defendemos la actividad. Por eso creemos que si quieren hacer desaparecer la actividad, es porque no quieren dar servicios”
Y eso quedó evidenciado con lo sucedido recientemente en el Peaje de Tres Arroyos de la ruta nacional 3, actualmente concesionado por la empresa CV1.
Un hombre que viajaba en micro desde Mar del Plata hasta la provincia de Río Negro le avisó al conductor, unos metros después de pasar la estación de peaje de Tres Arroyos, que no se sentía bien, un fuerte dolor en el pecho lo aquejaba. El chofer, sin evaluar quizás la seriedad de su malestar, lo deja descender y sigue su camino. Este señor regresa como puede cargando su equipaje hacia las cabinas.
Allí, al observar a esta persona caminando sola al costado de la ruta – eran la 1 de la madrugada – salieron a su encuentro los compañeros Gerardo Rey supervisor, Rubén De La Canal cajero y Luciano Omar, trabajador que se desempeña habitualmente como maestranza pero por ser bombero está cubriendo vacaciones como operador vial. Al advertir la gravedad del caso llamaron inmediatamente a la ambulancia del pueblo (distante 30 km) mientras tanto Luciano, auxiliado por sus compañeros, comenzó a realizarle las maniobras de RCP (resucitación cardio pulmonar).
La pronta asistencia permitió que este señor, que luego se determinó estaba sufriendo un infarto, pudiera sobrevivir hasta la llegada de los servicios médicos que lo derivaron al Centro Municipal de Salud donde evoluciona favorablemente de acuerdo a informes médicos del nosocomio.
Es evidente, como lo señaló Sergio, que quien sólo contempla el pago del peaje como una carga para los usuarios que transitan por las rutas de nuestro país, no contempla estos servicios que brindan las personas que allí trabajan – servicios que claramente una máquina no podría brindar.
Casos como éste hay muchos y son innumerables las anécdotas de los compañeros de todo el país. Esperemos que quienes muchas veces aplauden la noticia del levantamiento de un peaje reflexionen y piensen que esa persona que está ahí, en una cabina, en una camioneta de seguridad vial, puede, el día de mañana, ayudarte en una situación extrema de las que te sorprenden en el momento menos pensado.