Uncategorized

#JusticiaPorLucas

Tres policías de la Policía de la Ciudad de Buenos Aires que iban de civil en un auto no identificado, persiguieron el pasado miércoles a cuatro adolescentes que salían del Club Barracas Central y los balearon. Aseguraron que estaban “en actitud sospechosa”. Los adolescentes creyeron que les querían robar y aceleraron. Según testimonios “Les tiraron a matar”. Lucas González, de 17 años, falleció ayer como consecuencia de los dos impactos de bala que recibió en su cabeza. Las primeras versiones reproducidas por algunos medios ponían a las víctimas como sospechosas. Aún así, la violencia demostrada por los efectivos policiales fue excesiva. “Las normativas nacionales e internacionales establecen los principios de necesidad, racionalidad, gradualidad y proporcionalidad en el uso de la fuerza e indican que si la situación no amerita el uso del arma de fuego se deben utilizar otras formas de intervención. Toda actuación por fuera de estos principios es ilegítima, aunque ocurra en el marco de procedimientos a primera vista legales”. CELS.Lamentablemente la violencia institucional se encuentra aún naturalizada por diversos mecanismos dentro de las fuerzas de seguridad y justificada por un sector de la sociedad que esgrime la bandera de la “mano dura”. Hechos como el sucedido con estos efectivos policiales no deben pasarse por alto sino, por el contrario, es imperioso repudiarlos y exigir justicia para desterrar las prácticas autoritarias y violentas que aún persisten en democracia.#JusticiaPorLucasSECRETARÍA DE DERECHOS HUMANOS Y CULTURA