Uncategorized

Imputaron a Baby Etchecopar por Violencia de Género y Discriminación

La imputación de Baby Etchecopar por Violencia de Género y Discriminación luego de ser denunciado por nuestra Organización a través de la Secretaría de la Mujer, demuestra que algo está cambiando en la sociedad y los dichos injuriosos de quienes utilizan un micrófono o una cámara no pueden ni deben quedar impunes.
Está en nosotrxs seguir luchando unidxs, para que no existan más Babys y que este tipo de conductas reciban la condena judicial y social que merecen.
Gracias a todxs lxs trabajadores y a los medios por acompañarnos en la lucha !!!
Uncategorized

La Justicia hizo lugar a nuestra denuncia e imputó a Baby Etchecopar por violencia de Género y discriminación

En agosto de 2019 nuestro Sindicato, a través de la Secretaría de la Mujer, presentó ante la Justicia una denuncia formal repudiando los dichos agraviantes del Señor Ángel Pedro “Baby” Etchecopar en su espacio radial y en su programa televisivo. Durante ambas emisiones el conductor denigró a los cajeros de peaje por su filiación gremial, en especial a las trabajadoras, refiriéndose a ellas de forma despectiva con las palabras: “Boludas” “Asquerosas” y “Pendejitas”.
Finalmente el Ministerio Público Fiscal de la Ciudad de Buenos Aires pidió ampliar la investigación sobre los hechos con la finalidad de determinar su responsabilidad, encuadrar sus dichos y eventualmente imputarlo de acuerdo a lo previsto por el artículo 3 de la Ley nacional 23592 y los arts 6 c y f de la ley 26485 (protección integral de la Mujer).
Como ya lo señaláramos en aquella oportunidad y hoy lo seguimos sosteniendo”Su probada violencia verbal demuestra no sólo un grado de machismo exacerbado que toda la sociedad está luchando por desterrar sino además una animosidad hacia los trabajadores argentinos”.
El Señor Etchecopar representa un pensamiento oscuro que gran parte de nuestra sociedad quiere dejar definitivamente atrás. Actitudes misóginas y machistas como la de este Conductor deben ser repudiadas y condenadas porque son el germen de una violencia de género que aún persiste a pesar de los esfuerzos por erradicarla y que se lleva cada año la vida de cientos de mujeres en nuestro país.
Que su violencia verbal no quede impune.